A través de nuestras palabras, podemos orientar nuestra vida y dirigirla hacia la bendición o hacia la maldición. Por ejemplo, algunos dicen “Soy demasiado feo para casarme”, “Soy demasiado mayor para tener hijos”, “No estoy lo suficientemente calificado para tener éxito” o “No soy lo suficientemente inteligente para ir a la escuela”. Sin darse cuenta, algunas personas han traido desgracias a sus vidas, desde la palabra. Es por ello que hoy queremos ofrecerte una lista de palabras de poder para que puedas ponerla en práctica en tu vida.

Palabras de poder de Dios

Debemos tener mucho cuidado con las palabras de poder que decimos, ya que moldearán nuestra mente y determinarán el curso de nuestra vida. Por ello, no debes hablar basado en lo pobre que piensas de ti mismo, sino en lo que Dios tiene para ti.

  • “Proclama lo que Dios dice de ti: que eres bendecido y que no puedes ser maldecido, que solo progresarás, no fracasarás. Al decir las cosas que no son como son, verás que las maravillosas promesas y bendiciones de Dios se cumplen en cada área de su vida.”
  • “Padre Celestial, gracias por confiarme tu poder. Elijo proclamar palabras de vida y victoria. Ayúdame, Espíritu Santo, a usar mis palabras para avanzar victoriosamente en tu plan. En el nombre de Jesus. Amén.”
  • “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Antes que te formase en el vientre de tu madre, te conocía, y antes que salieras de su vientre, te consagré, Te hice profeta de las naciones.”
  • ¡Dios es tu apoyo! David estaba apacentando las ovejas en un campo cuando el profeta Samuel lo ungió con aceite, diciendo: “¡ Tú serás el rey de Israel!” “. Todos sus hermanos eran mucho más fuertes que él y, sin embargo, el Señor eligió a David.
  • Nada parece simple al principio; pero Dios te acompaña y te da la victoria. ¡Tu fuerza viene de Dios y debes confiar en él! ¡Aquí está la diferencia! Ante las dificultades, ante las imposibilidades, ¡no estás solo!

 Frases de poder: decretos

Nuestras palabras de poder no solo dan forma a nuestra fe, sino que también crean realidades en el ámbito natural.

  • “Deja de maldecir tu futuro y di “Tengo éxito en todo lo que hago, soy favorecido dondequiera que voy, mis habilidades aumentan”.
  • “No son las circunstancias las que nos mantienen esclavizados, sino nuestras palabras. No hay malos papás, malas mamás, malos hijos o malas hijas, solo hay personas que proclaman cosas buenas o malas de su vida. Practica diciendo: yo puedo, yo tengo, yo logro, yo sí recibo bendiciones, yo soy agradecido, etc.”
  • Proclama la victoria diciendo: “Puede que no me esté sintiendo lo mejor posible, pero sé que pasará. Dios me hará bien. Seré más fuerte, más saludable y me sentiré más joven. Lo mejor” todavía está frente a mí ”.
  • “Recuerda que lo que dices sobre tu vida es lo que te sucederá. Tus palabras tienen un poder creativo y a través de ellas pronuncias una profecía sobre tu futuro. Intenta decir: yo tengo abundancia, yo tengo amor a mi alrededor, yo atraigo la felicidad, yo tengo un buen trabajo, yo soy inteligente…”

Como ves, las palabas son como semillas que sembramos en nuestras vidas, cuando decimos algo luego cobrará vida. Haz una lista con lo que quieres que Dios haga en tu vida y proclama con confianza estas palabras de poder cada día para ver abundancia en tu camino, progreso y felicidad.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
0Shares
0